Una revolución cinematográfica: Las mejores películas del neorrealismo italiano

Una revolución cinematográfica: Las mejores películas del neorrealismo italiano

A raíz de la profunda agitación provocada por la Segunda Guerra Mundial, Italia se encontró posicionada en un momento crítico, con su estructura social profundamente fracturada. Emanando de este conmovedor contexto, surgió un movimiento artístico transformador que remodelaría indeleblemente la trayectoria de la expresión cinematográfica: el Neorrealismo Italiano. Arraigado en una profunda aspiración de retratar auténticamente las complejidades sin mediación de la existencia cotidiana, el neorrealismo italiano encapsuló el espíritu mismo de una nación en medio de la reconciliación de su legado histórico mientras trazaba fervientemente una trayectoria hacia un futuro más optimista.

Contexto histórico

El neorrealismo italiano surgió después de la Segunda Guerra Mundial y la caída del régimen de Benito Mussolini, que dejó a la industria cinematográfica italiana en desorden. Este movimiento cinematográfico marcó un profundo cambio cultural y social dentro de Italia. Las películas neorrealistas rompieron con las narrativas artificiales y, en cambio, ofrecieron historias auténticas y contemporáneas, a menudo filmadas en el lugar debido al gran daño sufrido por los estudios de cine Cinecittà durante la guerra.

Los cimientos del neorrealismo fueron puestos por un grupo de críticos de cine asociados con la revista Cinema, incluidas figuras notables como Luchino Visconti, Gianni Puccini, Cesare Zavattini, Giuseppe De Santis y Pietro Ingrao. A pesar de enfrentar limitaciones para hablar de política en sus escritos, estos críticos criticaron con vehemencia las películas predominantes de «Telefoni Bianchi» que dominan la industria. Buscando una alternativa al cine convencional, abogaron por un regreso a los temas realistas de la literatura de principios del siglo XX.

Películas de Telefoni Bianchi (Teléfonos Blancos)
Las películas de Telefoni Bianchi denotan un género cinematográfico distinto que surgió dentro del cine italiano durante las décadas de 1930 y 1940, caracterizado por su opulenta puesta en escena, una estética visual indulgente y narrativas que destacaban la vida de los estratos más altos de la sociedad. Estas películas a menudo se deleitaban con la representación de escenarios lujosos, mansiones ostentosas y reuniones sociales formales, manifestando una preocupación temática por la riqueza y el privilegio. La denominación «teléfono blanco» tiene sus raíces en la representación recurrente de instrumentos telefónicos blancos, emblemáticos de la modernidad y la opulencia, dentro de las películas. Sirviendo como una forma de escapismo, estas películas brindaron al público una representación visualmente indulgente y aspiracional de la sociedad, ofreciendo un respiro de los desafíos socioeconómicos predominantes de la época.

Muchos cineastas que luego se hicieron prominentes en el neorrealismo perfeccionaron sus habilidades a través de las películas de Calligrafismo a principios de la década de 1940, aunque este movimiento tenía diferencias distintivas con el neorrealismo. Los elementos del estilo también fueron evidentes en las obras de Alessandro Blasetti y las películas de estilo documental de Francesco De Robertis. Importantes precursores del neorrealismo incluyeron «Toni» de Jean Renoir (1935) y «1860» de Alessandro Blasetti (1934). Tanto Luchino Visconti como Michelangelo Antonioni colaboraron estrechamente con Renoir.

El punto de inflexión se produjo en la primavera de 1945, tras la ejecución de Mussolini y la liberación de Italia de la ocupación alemana. Denominada la «Primavera italiana», esta era marcó el comienzo de un cambio hacia una realización cinematográfica más realista. El cine italiano abandonó los extravagantes platós de estudio y optó por localizaciones auténticas tanto en entornos rurales como urbanos.

neorrealismo italiano - Roma Città Aperta
«Roma Città Aperta» (1945)

La primera película verdaderamente neorrealista, que se cree que es «Ossessione» de Luchino Visconti, se estrenó en 1943 durante la ocupación. El movimiento ganó reconocimiento internacional en 1946 con «Roma Città Aperta» de Roberto Rossellini, que ganó el Gran Premio en el Festival de Cine de Cannes, marcando el resurgimiento de Italia en el cine después de la guerra.

Sin embargo, a principios de la década de 1950, el neorrealismo italiano experimentó un declive. Los partidos liberales y socialistas lucharon por transmitir sus mensajes, y la sombría representación de la pobreza y la desesperación en el cine neorrealista chocó con una nación que buscaba el progreso y el cambio. A medida que la economía de Italia comenzó a mejorar, los temas del neorrealismo perdieron relevancia y el optimismo predominante en las películas estadounidenses ganó más favor. El sentimiento predominante dentro del gobierno italiano de la posguerra era desfavorable hacia el neorrealismo, y el comentario de Giulio Andreotti subrayaba esta perspectiva.

En la transición de las preocupaciones sociales del neorrealismo italiano, las obras de Federico Fellini, como «La Strada» (1954) e «Il Bidone» (1955), marcaron un cambio hacia la exploración individual. Las películas italianas posteriores en la década de 1960 se centraron en la condición humana, profundizando en las necesidades personales, la alienación y la lucha por comunicarse. Esta evolución se reflejó en películas de Michelangelo Antonioni como «Deserto Rosso» (1964) y «Blow-Up» (1966), que internalizaron la esencia del neorrealismo en medio del clima económico y político de la posguerra en Italia.

A medida que avanzaba la década de 1950, nuevos artistas, incluido el siciliano Bruno Caruso, llevaron la antorcha del neorrealismo, mostrando las crudas realidades de lugares como los almacenes, los astilleros y las salas psiquiátricas de Palermo.

neorrealismo italiano - La Strada
«La Strada» (1954)

Características del neorrealismo italiano

El neorrealismo italiano se caracteriza por un conjunto de atributos artísticos y temáticos distintivos que, en conjunto, representan una desviación de los paradigmas cinematográficos convencionales:

Verosimilitud y veracidad: Un sello distintivo del neorrealismo italiano es su firme compromiso con la autenticidad y el realismo. Los cineastas dentro de este movimiento evitaron el artificio de los escenarios de estudio y utilizaron locaciones reales, frecuentemente empleando actores no profesionales para imbuir sus narrativas con un mayor sentido de autenticidad.

Individuos comunes: Las películas neorrealistas invariablemente gravitaron hacia narrativas que subrayaban las luchas cotidianas de los individuos comunes, a menudo extraídos de la clase trabajadora o de los segmentos empobrecidos de la sociedad. Esta predilección por las narrativas de lo ordinario generó relacionabilidad y resonancia emocional entre las audiencias.

Minimalismo: La estética cinematográfica del movimiento se caracterizó por el minimalismo, utilizando escenarios rudimentarios y accesorios sin adornos para evocar una calidad visual cruda y sin adornos. Esta filosofía de diseño condujo a la autenticidad visual que el movimiento buscaba transmitir.

Comentario sociopolítico: La quintaesencia del neorrealismo italiano reside en su agenda social y política perceptible. Estas películas funcionaron como críticas incisivas de los problemas sociales predominantes, como la pobreza, el desempleo y la disparidad de clases, y sirvieron como vehículos para la introspección y la conciencia social.

Técnica cinematográfica: Se desarrolló un léxico cinematográfico distinto dentro del movimiento. Directores pioneros como Roberto Rossellini y Vittorio De Sica emplearon tomas prolongadas y cinematografía de enfoque profundo para generar una experiencia cinematográfica inmersiva que transportaba a los espectadores al entorno de los personajes.

Improvisación y espontaneidad: Los cineastas neorrealistas a menudo permitían la improvisación entre su elenco no profesional, aprovechando lo fortuito y sin guión para amplificar la autenticidad de las interacciones de los personajes y las respuestas emocionales.

Cinematografía naturalista: El movimiento adoptó los méritos utilitarios de la iluminación natural y las técnicas de cámara de mano. Al evitar las configuraciones de iluminación artificiales y adoptar el trabajo de cámara en mano, los cineastas capturaron las sutilezas de las emociones y los entornos sin mediación.

Narrativas centradas en el niño: La figura del niño adquirió prominencia dentro de muchas narrativas neorrealistas, subrayando temas de vulnerabilidad, inocencia y resiliencia dentro del contexto de circunstancias austeras.

Rechazo estético: Central al ethos del Neorrealismo Italiano fue su divergencia deliberada de los espectáculos opulentos propagados por Hollywood. El repudio deliberado del movimiento al glamour escapista subrayó su compromiso de presentar un cuadro de la existencia sin adornos.

Las mejores películas del neorrealismo italiano

Ossessione (1943)
Luchino Visconti
Crimen
Melodrama
I bambini ci guardano (1944)
Vittorio De Sica
Melodrama
Roma città aperta (1945)
Roberto Rossellini
Guerra
Drama
Sciuscià (1946)
Vittorio De Sica
Drama
Il sole sorge ancora (1946)
Aldo Vergano
Guerra
Drama
Paisà (1946)
Roberto Rossellini
Guerra
Drama
Tombolo, paradiso nero (1947)
Giorgio Ferroni
Drama
Caccia tragica (1947)
Giuseppe De Santis
Acción
Melodrama
Germanya anno zero (1948)
Roberto Rossellini
Drama
Fuga in Francia (1948)
Mario Soldati
Drama
Suspenso
La terra trema (1948)
Luchino Visconti
Drama
Ladri di biciclette (1948)
Vittorio De Sica
Drama
Crimen
In nome della legge (1949)
Pietro Germi
Drama
Crimen
Riso amaro (1949)
Giuseppe De Santis
Crimen
Drama
Stromboli, terra di Dio (1950)
Roberto Rossellini
Drama
Non c’è pace tra gli ulivi (1950)
Giuseppe De Santis
Melodrama
Miracolo a Milano (1951)
Vittorio De Sica
Comedia
Fantasía
Bellissima (1951)
Luchino Visconti
Drama
Umberto D. (1952)
Vittorio De Sica
Drama
Roma, ore 11 (1952)
Giuseppe De Santis
Drama
La strada (1954)
Federico Fellini
Drama
Il ferroviere (1956)
Pietro Germi
Melodrama
Banditi a Orgosolo (1961)
Vittorio De Seta
Drama
Crimen
Il demonio (1963)
Brunello Rondi
Drama
Terror

  • Wikipedia contributors. (2023, July 22). Italian neorealism. In Wikipedia, The Free Encyclopedia. Retrieved 21:58, August 12, 2023
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments