El animismo en contextos antropológicos y psicológicos

El animismo en contextos antropológicos y psicológicos

El animismo es la opinión de que todo en el universo tiene un espíritu o fuerza vital. En muchas culturas indígenas, el mundo es visto como un sistema vivo donde cada aspecto de la naturaleza se considera vivo. Pero, ¿qué significa percibir el mundo como vivo? ¿Cómo ha influido esta perspectiva en nuestra percepción de la naturaleza y nuestro papel dentro de ella?

¿Qué es el animismo?

El animismo se basa en la opinión de que todo tiene una esencia espiritual distinta.1 Esto incluye entidades inanimadas como montañas, piedras, lagos, cuevas y nubes. Está profundamente arraigado en muchas culturas indígenas y se caracteriza por la visión de que el mundo es un sistema vivo donde cada aspecto de la naturaleza se considera vivo.

Etimología
El término «animismo» proviene del latín «anima», que significa alma o vida. En el contexto antropológico, fue discutido en detalle por primera vez por el antropólogo inglés Sir Edward Tylor en su libro «Cultura primitiva» en 1871.2

El animismo se puede considerar como una visión que argumenta que todo está interconectado. Los animistas consideran a las personas, los animales, las plantas y los objetos inanimados como partes iguales del universo o la naturaleza. Enfatizan que los humanos deben vivir en armonía con la naturaleza.

Aunque el animismo a menudo se asocia con las culturas tradicionales e indígenas, ha influido en muchos movimientos filosóficos y espirituales modernos.

El origen del animismo

Es difícil determinar cuándo apareció por primera vez el animismo. Sin embargo, se cree que surgió en tiempos prehistóricos como resultado de los esfuerzos de las primeras personas por explicar y dar sentido al mundo que les rodea.

El animatismo es reconocido por ciertos estudiosos como una manifestación temprana de la cosmovisión animista.3

El animismo en el Paleolítico

Durante la era paleolítica, todas las especies humanas, que generalmente se ganaban la vida como cazadores-recolectores, desarrollaron un vínculo profundo con la naturaleza. Además, a medida que mejoraron sus habilidades cognitivas, comenzaron a atribuir significados simbólicos a los elementos de la naturaleza. En efecto, en el Paleolítico Superior surgieron los primeros comportamientos religiosos.

La evidencia más temprana de la existencia de creencias animistas se encuentra a menudo en el arte rupestre del Paleolítico superior, que representa animales y otros objetos naturales con significados simbólicos. Por ejemplo, muchas pinturas rupestres presentan animales con más de una cabeza o más patas de las que deberían. Esto lleva a los investigadores a pensar que los animales y algunos objetos naturales son vistos como algo más que entidades físicas.

El animismo en el Neolítico

El modo de vida de los cazadores-recolectores y el estilo de vida nómada fueron reemplazados por la agricultura y la ganadería en el Neolítico. Con este cambio, también conocido como la Revolución Agrícola, los animales y las plantas adquirieron nuevos significados para las personas.

Los animales domesticados se convirtieron en un recurso importante para las personas durante el Neolítico. Proporcionaron a las personas productos vitales como leche, carne y pieles. Esto, a su vez, ayudó a las personas a mostrar respeto por los espíritus de los animales. La gente creía que estos espíritus podían influir en sus vidas y debían apaciguarse con rituales y ofrendas.

Asimismo, las plantas también se convirtieron en un recurso vital para las personas. La agricultura permitió a las personas aumentar su suministro de alimentos y tener más tiempo libre. Por lo tanto, la gente comenzó a respetar los espíritus de las plantas y los santificó.

Creencias y prácticas animistas

Las prácticas y tradiciones animistas han sido parte de la cultura popular desde tiempos prehistóricos. Estas tradiciones, especialmente en las culturas indígenas, se han transmitido a la posteridad, a menudo de forma oral. Esta transferencia cultural se suele realizar a través de cuentos, leyendas, mitos y otras expresiones culturales.

El animismo es una visión holística que acepta que todo el mundo, incluso el universo, está vivo. Argumenta que todo en la naturaleza, desde el guijarro más pequeño hasta la montaña más alta, tiene una esencia o espíritu espiritual. Según el animismo, estos espíritus pueden comunicarse con humanos y otros espíritus.

¿Son lo mismo animismo y totemismo?
El animismo se centra en los espíritus individuales que ayudan a perpetuar la vida. Sin embargo, en el totemismo suele haber una fuente primaria, como una planta o un animal tótem, que proporciona la base para la vida. Además, el animismo a menudo se asocia con el chamanismo, mientras que el totemismo está más relacionado con las culturas tribales. Según el antropólogo Tim Ingold, los aborígenes australianos son más totémicos, mientras que los inuit son típicamente más animistas.4

Casi todos los rituales animistas están diseñados para mantener una relación armoniosa entre humanos y espíritus. Los pueblos indígenas suelen realizar rituales para apaciguar a los espíritus y pedir su ayuda en la caza, la curación u otras actividades. Por ejemplo, es común en las regiones árticas realizar rituales para rendir homenaje a los espíritus de los animales. Según el Inuit Qaujimajatuqangit compilado por ITK, los inuit tienen ciertos rituales que practican antes de cazar para una cacería exitosa.5

Estos rituales suelen estar dirigidos por chamanes. Al convocar a los espíritus de los animales de la zona, el chamán obtiene algún tipo de aprobación para la caza.

Caza, animismo ártico
Regreso de la caza
(Exhibición del Ártico en el Museo Público de Milwaukee)
Foto: Michael Barera (Wikimedia) ©CC BY-SA 4.0

Otro ejemplo es que algunas comunidades turcas que viven en Siberia hacen ofrendas a los espíritus de la naturaleza antes de emprender un viaje. De esta forma, los espíritus quedan satisfechos y se espera que el viaje se realice sin ningún accidente ni contratiempo.

En algunas comunidades nativas americanas, las personas realizan rituales especiales para proteger los árboles que consideran sagrados. Además, algunas comunidades respetan los árboles y tratan de minimizar su tala.

El animismo en el contexto psicológico

En un contexto psicológico, el animismo se refiere a la creencia de que los objetos inanimados, como juguetes, automóviles y electrodomésticos, tienen conciencia o alma, y la tendencia a atribuirles características humanas. Esta creencia es especialmente común entre los niños pequeños y se considera una etapa normal en su desarrollo cognitivo.

¿Es un comportamiento instintivo o aprendido?
Según el psicólogo suizo Jean Piaget, los niños atribuyen instintivamente características antropomórficas a los objetos inanimados, pero luego se dan por vencidos. Por otro lado, según la antropóloga cultural estadounidense Margaret Mead, los niños no nacen con una cosmovisión animista, son educados por las sociedades.6

Se cree que las creencias animistas de los niños se derivan de su dificultad para distinguir entre sus experiencias internas y la realidad externa. Según los psicólogos, los niños pueden atribuir sentimientos a los objetos porque aún no comprenden completamente que estos objetos no tienen conciencia.

A medida que los niños crecen, a menudo tienden a desarrollar una comprensión más compleja y sofisticada del mundo. Sin embargo, algunos pueden continuar teniendo creencias animistas hasta bien entrada la adolescencia o incluso la edad adulta, especialmente si están respaldados por tradiciones culturales o religiosas. Además, algunas personas pueden creer en creencias animistas más adelante en la vida como resultado de su experiencia personal o creencias filosóficas.

Tener creencias animistas como adulto puede ser ampliamente aceptado en algunas culturas e incluso puede considerarse corriente. Sin embargo, también es posible lo contrario. En última instancia, la prevalencia de creencias animistas entre jóvenes y adultos puede variar mucho según los contextos culturales.

Cabe señalar que las creencias religiosas y espirituales de las personas son muy personales, y el significado del animismo en antropología no es exactamente el mismo que en psicología.

El neoanimismo y su impacto en los sistemas de creencias contemporáneos

El atractivo encanto del animismo se desvaneció gradualmente, a medida que las poderosas corrientes de las principales religiones se extendieron por todo el mundo. Sin embargo, el interés por las creencias animistas revivió a finales del siglo XX.

Este movimiento, que es una interpretación moderna del animismo e incluye nuevas prácticas espirituales, se denominó neoanimismo. El neoanimismo también ha tenido un impacto en algunos sistemas de creencias contemporáneos. En particular, se pueden ver rastros de neoanimismo en el neopaganismo, el neochamanismo y la Wicca, que se caracterizan por el respeto por la naturaleza.

El neoanimismo es una tendencia creciente en algunas sociedades contemporáneas y su impacto en los sistemas de creencias y las actitudes ambientales es significativo. Si bien existen problemas potenciales con la apropiación cultural, el auge del neoanimismo subraya una creciente conciencia de la interconexión entre las personas y la naturaleza.

  1. «Rethinking Animism: Thoughts from the Infancy of Our Discipline«, Martin D. STRINGER, The Journal of the Royal Anthropological Institute, Vol 5, No 4^
  2. «Primitive culture», Edward Burnett TYLOR, 1871, Open Library: OL6946625M, LCCN: 04028527, OCLC/WorldCat: 355146^
  3. «Folklor Kaynaklarına Göre Eski Türk ve Slav İnanç Sistemi», Dr. Mariia TALIANOVA-EREN, Gazi Kitapevi, ISBN: 978-6257315203^
  4. «Totemism, animism and the depiction of animals», Tim INGOLD, The Perception of the Environment, 2000^
  5. «Inuit Qaujimajatuqangit», Editors: Joe KARETAK, Frank TESTER, Shirley TAGALIK, Fernwood Publishing, ISBN: 9781552669914^
  6. «Animism: Respecting the Living World», Graham HARVEY, Wakefield Press, ISBN: 9781862546783^
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments